Política

Comenzó el juicio oral contra Amado Boudou por el caso Ciccone

Están acusados el ex vicepresidente y otras cinco personas. Vandenbroele cambió su defensa e intentó posponer el inicio del proceso, pero la solicitud fue rechazada.

El ex vicepresidente de la Nación Amado Boudou comenzará este martes a ser juzgado por lo que se conoció como el caso Ciccone, el primer expediente de corrupción que se abrió en la justicia en el segundo mandato de la presidente Cristina Kirchner.

Se trata de la compra de la imprenta más importante del país -Ciccone- en medio de su quiebra por la empresa The Old Fund que estaría vinculada a Boudou, quien utilizó su poder como ministro de Economía para realizar la operación.

Junto con Boudou serán juzgados José María Núñez Carmona, socio y amigo de la infancia de Boudou; Alejandro Vandenbroele, dueño de The Old Fund y presunto testaferro del ex vicepresidente; Nicolás Ciccone, uno de los dueños de la imprenta Ciccone; Rafael Resnick Brenner, ex jefe de asesores de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y Guido Forcieri, ex jefe de Gabinete de Boudou en el Ministerio de Economía.

Todos serán juzgados por los delitos de cohecho -coimas- y negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública y deben presentarse hoy a las 9:30 en los tribunales de Comodoro Py.

El juicio estará a cargo del Tribunal Oral Federal 4, integrado por los jueces Pablo Bertuzzi, Néstor Costabel y Gabriela López Iñíguez, y el fiscal será Marcelo Colombo. Los mismos magistrados que comenzaron la semana pasada el juicio oral contra el ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido por la tragedia ferroviaria de Once.

En la primera audiencia los imputados escucharán la acusación de la Fiscalía y de la Oficina Anticorrupción, que actúa como querellante en el caso. Luego, las partes podrán presentar cuestiones preliminares. Se espera que las defensas hagan planteos contra el inicio del juicio y duras críticas a la actuación del tribunal.

Uno de los cuestionamientos es que la investigación no está terminada porque todavía se busca determinar quién o quiénes pusieron el dinero para el levantamiento de la quiebra de Ciccone, algo que todavía no se conoce. Ese hecho no puede escindirse de la posterior compra de la empresa, por lo que debe juzgarse todo junto.

También plantearán que el tribunal tiene una intencionalidad política en el proceso por la celeridad inusual que le imprimió a esta causa. Una de las críticas es que los jueces le pidieron a las partes que planteen qué pruebas querían en el juicio cuando no les había llegado la causa completa.

Para la segunda audiencia están previstas las indagatorias de los acusados y en la siguiente que comiencen a declarar los testigos. Están citados cerca de 80 testigos. Las audiencias serán todos los martes.

Vandenbroele estuvo ayer en Comodoro Py. Fue a ratificar su domicilio y para informarle al tribunal que hoy cambiará de abogados: su nueva defensora es Paola Bigliani.

Boudou está acusado de haber utilizado en 2010 su cargo de ministro de Economía para quedarse con la empresa Ciccone. La compañía estaba en quiebra y no podía acceder a un plan de pagos en la AFIP. Según la investigación, a cargo del juez Ariel Lijo, Boudou logró que el organismo fiscal le diera un acuerdo excepcional para pagar su deuda. Eso ocurrió cuando The Old Fund compraba el 70 por ciento de Ciccone.

Con The Old Fund, Ciccone pasó a llamarse Compañía de Valores Sudamericana (CVS). Por esa venta, los Ciccone se quedaban con el resto del porcentaje de la empresa y la promesa de hacer negocios con el Estado. De hecho, se encargaron de la impresión de las boletas del Frente para la Victoria en las elecciones presidenciales de 2011.

La causa determinó que Nuñez Carmona mantuvo las relaciones con Vandenbroele y Forcieri con Resnick Brenner en la AFIP para lograr el plan de pagos. Por su parte, Ciccone fue parte de la maniobra al aceptar la venta de la empresa como una coima. Todo con el conocimiento de Boudou.

El ex vicepresidente siempre negó la acusación y sostuvo que es ajeno a cualquier vínculo con el levantamiento de la quiebra o la compra de Ciccone.

En la causa también están imputados el ex titular de la AFIP Ricardo Echegaray y la ex presidenta de la Casa de Moneda Katya Daura, quienes fueron indagados el año pasado por el Lijo que desde entonces tiene pendiente resolver si los procesa o no.

El de Ciccone será el segundo juicio oral para Boudou. El primero fue por la falsificación de documentos públicos para inscribir un auto Honda y por el que fue absuelto en agosto pasado. Pero el segundo no será el último.

Hace pocos días fue enviado a juicio por la compra irregular de 19 autos de alta gama cuando era ministro de Economía. Ese caso también le tocó al Tribunal Oral Federal 4.

Además tiene otras causas en trámite, algunas con los mismos imputados que en el caso Ciccone. Con Nuñez Carmona y Vandenbroele están imputados por presunto enriquecimiento ilícito y por la intervención de The Old Fund en la renegociación de la deuda pública de Formosa.

Parlantes
YPF